La tecnología está transformando la manera en que las comisiones electorales gestionan todo el ciclo electoral.

Sistemas automatizados para registrar candidatos y votantes, avanzadas plataformas en línea para facilitar la votación remota o aplicaciones digitales para anunciar de manera oportuna los resultados.

Los Estados Unidos han estado a la vanguardia de la automatización electoral durante décadas. De hecho, a fines del siglo XIX, presentaron la máquina de votación con palanca mecánica, que se convirtió en el primer sistema de votación ampliamente utilizado. Desde entonces, el país ha adoptado numerosos tipos de tecnologías. Hoy, aproximadamente el 95% de todos los votos se emiten electrónicamente.

Pero Estados Unidos no es el país que está cosechando los beneficios de la tecnología electoral. El resto del mundo se está poniendo al día. Aproximadamente un tercio de los votantes en el ámbito mundial ahora participan en elecciones utilizando algún tipo de máquinas de votación. Y, según IDEA Internacional, solo muy pocos países (alrededor del 11%) realizan elecciones sin tecnología en gran parte del proceso electoral.

Teniendo en cuenta cómo la tecnología de votación se ha convertido en una tendencia, te presentamos cinco innovaciones en el mercado electoral:

1. Controlar la ciberseguridad

La gestión de la ciberseguridad en las elecciones es, y seguirá siendo, una prioridad para los Órganos de Administración Electoral, especialmente después de las elecciones estadounidenses de 2016 en las que la interferencia extranjera se convirtió en un tema noticioso.

Estados Unidos está liderando un debate mundial sobre cómo proteger la integridad electoral. Sin embargo, otros países como Estonia, que ha brindado a sus votantes la posibilidad de votar en línea desde 2005, también son referencias mundiales.

Cualquier sistema que se despliegue en el futuro tendrá que cumplir con los protocolos de seguridad más estrictos disponibles.

2. Hacer que la votación sea más conveniente

Los votantes demandan conveniencia. Según la Comisión de Asistencia Electoral de EE. UU., el número de estadounidenses que votaron anticipadamente o que envió una boleta de votación en ausencia o por correo aumentó de unos 25 millones en 2004 a 57 millones en 2016. Aunque el cambio en las preferencias ha sido rápido, no debería ser una sorpresa; la conveniencia se ha convertido en un factor decisivo para muchos de nosotros.

Los programas piloto están demostrando que las nuevas tecnologías no solo son más confiables, sino también más convenientes. Es fundamental ofrecer a todos los votantes registrados opciones confiables para participar en las elecciones, independientemente de la ubicación, las diferentes capacidades, el idioma o la edad. Por ejemplo, la votación en línea se ve cada vez más como una alternativa conveniente y accesible.

3. Centrar la experiencia global en el votante

Ofrecer una experiencia centrada en el usuario durante el proceso de votación se ha convertido en el siguiente paso natural para los Órganos de Administración Electoral con visión de futuro. Los votantes están acostumbrados a las experiencias de usuario similares a las de los consumidores y el voto no debe ser diferente. Una forma más fácil, más intuitiva, accesible y agradable de votar se convertirá en la norma. Desde la inteligencia artificial hasta el aprendizaje automático, las nuevas tecnologías tienen mucho que ofrecer al diseño UX de los sistemas electorales.

4. El blockchain, AI y otras nuevas tecnologías

El Blockchain no es una solución blindada para mejorar la votación en línea. Sin embargo, es una excelente herramienta para reforzar aún más la seguridad del sistema electoral. Por otro lado, la inteligencia artificial y la analítica avanzada serán aliados poderosos para la ciberseguridad.

5. Incrementar las auditorías y el uso de trazas de papel

Se prevé que las auditorías posteriores a las elecciones se conviertan en una práctica estándar en los próximos años, entre los países que utilizan máquinas de voto electrónico y otras tecnologías electorales.

Según un artículo reciente sobre las máquinas de votación en Estados Unidos publicado por Scientific American, “la idea clave detrás de la auditoría como defensa es que la traza de papel que tiene el elector no puede ser modificada por un ciberataque. Si no tiene un rastro de papel, es imposible realizar una auditoría rigurosa”.

Share this content

Related Post

¿Estás listo para estas cinco tendencias en tecnología de votación?