Aunque la temporada electoral en Estados Unidos apenas comienza, ya un tsunami de desinformación se apodera del debate electoral.

Luego de la demora en la entrega de los resultados vivida durante el caucus de Iowa.

Para estar claros: el problema en Iowa no fue un problema tecnológico, sino la carencia de buena tecnología. Hasta cierto punto, el caucus de Iowa fue realizado de la manera más tradicional posible. Tanto la votación como el conteo fueron procesos manuales. Pero para reportar los resultados, se utilizó un sistema que no fue probado suficientemente. Como era de esperarse, el resultado fue el mismo al que tendría una persona intentando llegar a la luna con un triciclo en lugar de un cohete.

Una aplicación mal diseñada y poco probada fue la causa del fracaso. Una tecnología adecuada lo hubiera prevenido. Ya existe tecnología segura y eficiente para el reporte de resultados electorales en elecciones manuales. En Iowa no se utilizó un proveedor con experiencia, la elección no se organizó siguiendo lapsos razonables y las aplicaciones no fueron sometidas a pruebas de estrés rigurosas e independientes.

Mientras se esperan los resultados en Iowa, los medios de comunicación y las redes sociales están llenándose de desinformación. Lamentablemente abundan las comparaciones infundadas con otras elecciones bien manejadas, conducidas por funcionarios electorales estatales y locales competentes y experimentados. La abundancia de información errada está erosionando la confianza en el proceso electoral norteamericano.

En Iowa el mal está hecho. Hacia adelante no queda sino asegurarse que la información que existe al respecto sea la correcta y luchar contra las noticias falsas y la desinformación. Por ello, ponemos a disposición del público general nuestro manual de crisis para las comisiones electorales. Este contiene un conjunto de herramientas prácticas para ayudar a los funcionarios electorales a combatir informaciones falsas, y proteger la integridad del proceso electoral.

Puede descargar de forma gratuita el manual haciendo clic aquí.

 

 

Share this content

Related Post

Falta de una tecnología bien diseñada: el inconveniente detrás del caucus fallido de Iowa