A mitad de 2018, la democracia se mantiene firme ante constantes desafíos en todo el mundo. Larry Diamond, uno de los principales expertos en democracia del mundo, afirma que hemos estado atravesando una “recesión de la democracia”.

Según el autor, uno de los principales indicadores del desplome de la democracia es la disminución de la participación popular, debilidades en el funcionamiento de los gobiernos, el deterioro de la confianza en las instituciones en paralelo a una creciente simpatía por órganos de expertos no verificables, y la erosión de las libertades civiles.

Sin embargo, los informes basados ​​en datos sobre el estado actual de la democracia y las clasificaciones globales comparativas aún pueden ofrecer algo de esperanza y optimismo. Ese es el caso, particularmente en temas de integridad electoral tales como participación política, igualdad de género, accesibilidad al voto, entre otros. Dos de estos estudios referenciales son The Democracy Intelligence Unit’s Democracy Index y The Global State of Democracy Research del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral (International IDEA).

El índice de la Democracia

Desde 2006, la EIU ha publicado su índice, que mide la fuerza de las democracias en todo el mundo a través de cinco categorías y al menos 60 indicadores. Estas categorías incluyen el proceso electoral y el pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura política democrática y las libertades civiles.

Desafortunadamente, según los resultados, la democracia parece estar retrocediendo. Casi la mitad (49.3%) de la población mundial vive en una democracia de algún tipo, pero solo el 5% disfruta de una democracia completa. Esto se suma a solo 19 países, en su mayoría europeos. Por el contrario, un tercio de la población mundial todavía vive bajo un régimen autoritario. De las 167 naciones estudiadas, 89 recibieron una puntuación más baja que el año anterior.

El índice ofrece información crítica sobre lo que podría estar dañando el crecimiento democrático. Una combinación de factores que están teniendo lugar incluye el aumento del populismo y la falta de participación pública en la política.

Los votantes, especialmente los jóvenes, están perdiendo interés en las elecciones y la política porque se sienten excluidos de la conversación. De ahí la importancia de fomentar la participación cívica ofreciendo a las partes interesadas la oportunidad de participar y ser escuchadas. Curiosamente, la primera categoría del índice es si las elecciones se consideran justas o no (consideradas como la piedra angular de la democracia).

El estado global de la democracia

La investigación de International IDEA explora la capacidad de recuperación de la democracia. Examina las tendencias y los desafíos globales y regionales desde 1975, con base en los indicadores propios del Instituto (índices GSoD). Según el análisis, la democracia sigue teniendo demanda y ha demostrado propiedades resistentes a lo largo del tiempo. Ha progresado considerablemente en los últimos 40 años, especialmente en elecciones libres, respeto por los derechos fundamentales y control del gobierno.

Sin embargo, en lo que respecta a cuestiones de integridad electoral, el informe muestra evidencia de una creciente desconexión entre los políticos y el electorado. “Los sistemas partidistas dentro de las democracias establecidas están bajo amenaza, y el liderazgo político tradicional está atrapado entre la centralización de las decisiones políticas por un lado y los votantes descontentos por otro lado”. También se evalúan otros factores críticos como la influencia perjudicial del dinero grande en la política, los desequilibrios creados por la desigualdad y la necesidad de promover y facilitar los procesos de consolidación de la paz.

Desde un punto de vista positivo, el estudio examina cómo se puede restaurar la confianza del público en los partidos políticos, las instituciones parlamentarias y los líderes políticos, al tiempo que se abordan los desafíos transnacionales que causan una disminución de la confianza y la legitimidad en la gobernabilidad democrática.

En el camino hacia una mejor integridad electoral

Una de las últimas encuestas del Centro de Investigación Pew sobre las actitudes globales hacia la democracia también ha puesto de manifiesto un desapego entre “niveles generalmente altos de apoyo público en todo el mundo y una profunda decepción popular con el funcionamiento de la democracia y los sistemas de representación política”.

Aunque las estadísticas revelan algunos puntos destacados, la brecha entre los representantes políticos y el electorado se está ensanchando. Y el asunto afecta directamente el disfrute ciudadano de los derechos democráticos fundamentales, la solidez relativa de la democracia en sus países y el avance de la integridad electoral en el panorama global. Nunca ha habido un mejor momento para evaluar las mejores prácticas, recomendaciones y mejoras de políticas en todas las democracias.

Share this content

Related Post

¿La mejora en los índices democráticos puede mejorar la integridad electoral?