Según International IDEA, “la participación de votantes ha estado disminuyendo en todo el mundo desde principios de 1990, y tal tendencia ha generado muchas preocupaciones entre los interesados ​​en las elecciones”.

América Latina, sin embargo, está cambiando esta percepción al observar el ciclo electoral de 2018.

Hasta ahora, las tasas de participación han aumentado en Chile, Colombia y México. Lamentablemente, esta tendencia no es válida para Costa Rica, Paraguay y Venezuela. Las elecciones generales brasileñas programadas para octubre darán la última palabra.

México

La segunda mayor economía de América Latina celebró la elección más grande de su historia en julio pasado. Una alta participación electoral del 63.43% (votantes registrados) convirtió al nuevo presidente en el candidato mexicano más votado (30.1 millones).

Más de 89 millones de mexicanos fueron elegibles para votar. 56.611.027 votos fueron emitidos.

Más de 18.299 puestos cambiaron de manos a nivel federal, estatal y local.

Un nuevo Presidente fue elegido. 128 senadores y 500 miembros de la cámara baja fueron elegidos para el Congreso.

Los votantes jóvenes constituyeron casi la mitad del electorado registrado (por ejemplo, de 20 a 24 años de edad, totalizaron 11 millones).

Colombia

Con 53% de los votantes registrados, las elecciones en Colombia tuvieron la tasa de participación más alta en la primera ronda en cuatro décadas, un nivel que se mantuvo para la segunda ronda. Tal nivel de participación, en un país sin votación obligatoria y una de las tasas de participación más bajas en la región, fue bien recibido. La elección presidencial recibió 19.636.714 votos de 36.783.940 votantes registrados. Las elecciones parlamentarias, por otro lado, tuvieron una participación ligeramente menor del 49%.

Chile

La participación electoral (49%) se recuperó ligeramente en Chile durante las elecciones presidenciales del año pasado (2017). Esta variable se desplomó en Chile después de que el país pasó de la votación obligatoria a la opcional e instituyó el registro automático en 2012. Antes, el registro de votantes rondaba el 70%. La tasa de participación se redujo a la mitad después de cambiar la ley. Por ejemplo, la participación en la elección presidencial en 2013 cayó al 42%, en comparación con el 87% en 2010, con la votación obligatoria aún vigente.

Impulsando a los últimos en participación

A pesar de que 12 de los 27 países en el mundo con voto obligatorio se encuentran en América Latina, el impacto de dicha constante debe estudiarse más a fondo. Brasil, Costa Rica, México y Paraguay tienen votación obligatoria. Sin embargo, en el caso de Costa Rica y Paraguay, la disminución de las tasas de participación en 2018 muestra que esto podría no ser un problema definitorio. Una nota importante, sin embargo, es que, de los países mencionados anteriormente, solo Brasil aplica el voto obligatorio. Las elecciones brasileñas de octubre serán una prueba para el rendimiento de participación de votantes.

Paraguay con 61,40% de participación en sus elecciones de abril, y Venezuela con 46% de participación en votos disputados, son los últimos en este renglón.

Share this content

Related Post

Cómo la participación electoral está impulsando las elecciones en América Latina